jueves, 16 de diciembre de 2010

Divagaciones de una mente cansada

¿Por qué escribo?
Es una pregunta que me planteo últimamente con demasiada frecuencia. Sin duda es que estoy muy cansada. Llegas a casa, haces la cena, acuestas al niño y, cuando por fin tienes un tiempo para ti, te sientas ante el ordenador y te das cuenta de que tienes veinte minutos antes de que te tengas que ir a dormir porque a la mañana siguiente te levantas a las 5.45.
Y aún es peor. En el trabajo estoy siete horas delante del ordenador. Acabo allí, y voy a la universidad donde estoy cuatro horas más con el ordenador. Y luego, cuando llego a casa y tengo tiempo para mí… Sí, lo habéis adivinado; me pongo en el ordenador.
¿Y para qué? Desde luego no es por dinero, ya me gustaría retirarme a vivir del cuento (literalmente hablando) pero todos sabemos que eso es difícil y estoy lejos de planteármelo en serio. Entonces… ¿por qué?
Porque necesito hacerlo. Porque quiero hacerlo. Porque me gusta hacerlo.
Y sí, a veces es sacrificado pero hay otras veces, cuando consigues llegar, cuando alguien ve lo que has leído y piensas que aquello que estaba sólo en tu cabeza ahora está en la cabeza de alguien más... entonces sientes que vale la pena.
Hay tantas cosas en la cabeza, tantas historias por contar, tantos mundos por descubrir… que no puedo resignarme a que se queden solo allí.
Así que seguiré con mi comportamiento masoquista, y consiguiendo tendinitis en las manos mientras aprovecho mis veinte minutos de paz tecleando una historia de dudosa calidad, pero que a mí me gusta.
Y de eso se trata, ¿no? De hacer lo que nos gusta.
Y a mí me gusta escribir.

5 comentarios:

Canario Negro dijo...

Estamos todos muy divagones últimamente ¿no?

Nah, te comprendo, yo ahora tengo tiempo , que no curroXD, y puedo, permitirme el lujo del que casi no me acordaba, de dedicarle el tiempo que queira a escribir. Pero incluso cuando éste escaseaba me buscaba un hueco aunque los ojos me ardiesen.

Supongo que escribir es para gente como nosotros tanto una afición como una necesidad, al menos a mí hay veces que me viene bien teclear por pura salud mental :S

Invierno dijo...

Eso es tener espíritu de escritor, con todas las letras. Yo siempre me planteo empezar a escribir a diario, aunque sólo sean cien palabras, pero nunca lo hago; sigo siendo aporreador de teclas esporádico.

Sobre lo de vivir del cuento... me temo que en España, y más del género, es imposible :(

Erein dijo...

Que bonito, en serio. Cuando sea tu agente, te venderé con esta entrada de tu blog

Canario Negro dijo...

Er, de corazón, eres una Vampira Capitalista :P

Bryoria dijo...

Jolines, yo ya había hecho una entrada pero no quiere salir. :(

En ella os agradecía vuestras palabras y negociaba con Erein su porcentaje de beneficios. Pero nada, otra vez será. :(